ascensor

Martes, 5 de Septiembre de 2017

Excusas maravillosas para seguir adelante

Si además de para ganarse la vida, el trabajo nos sirve para contribuir de alguna manera al bienestar ajeno, pues mejor que mejor, ¿no crees?

A nosotros nos suele ocurrir y es muy gratificante.

Como cuando realizamos la instalación del ascensor en una comunidad de vecinos de Elorrio, en Bizkaia. Allí vivía una señora nonagenaria que llevaba casi 4 años recluida en su casa al no poder bajar las escaleras. Todo este tiempo sin poder salir, sin disfrutar de la sensación del aire fresco en la cara, sin estar cerca de personas diferentes, sin tener la posibilidad de recrear la vista con otros paisajes distintos a los que contemplaba desde sus ventanas… ¿Te imaginas?

Era una persona mayor que, según nos confesó, gracias al ascensor había recibido un ‘chute’ de vitalidad, otra excusa más para seguir adelante.

Detalles como éste nos reconfortan porque convierten nuestro trabajo en algo más que un medio de vida. Vemos que ayudamos y nos sentimos bien, realmente bien. Es también para nosotros un ‘chute’ de vitalidad, otra excusa más para seguir adelante.


  1. 55 años

    Cumplimos 55 años con las ideas claras y un futuro que nos ilusiona

    Viernes, 16 de Febrero de 2018

    Leer más

  2. Taj Buckingham Gate

    Ascensores Beltran en una joya de la arquitectura inglesa

    Martes, 6 de Febrero de 2018

    Leer más