accesibilidad

Lunes, 29 de Mayo de 2017

¡Ascensor a los cielos!

Se llama…

Bueno, no importa. Pensándolo mejor, a él tampoco le habría gustado que escribiéramos aquí su nombre.

Lo importante es que nos pudimos ayudar. Él a nosotros y nosotros a él.

Trabajábamos en la instalación de un ascensor en su edificio y nos conocimos. “Tengo un problema”, nos dijo. “No voy a poder ir a misa hasta que no finalicéis la obra”. Nuestro amigo peina canas desde hace mucho tiempo y, además, está en una silla de ruedas.

“Eso no es un problema”, le respondimos.

Y cada domingo, hasta que la obra estuvo finalizada, uno de nuestros técnicos acudió al edificio para ayudarle a bajar las escaleras (y luego a subirlas) y que pudiera ir a profesar su fe.

Nosotros encantados, porque, de paso, pudimos profesar la nuestra en las personas.


  1. colaboracion

    Instalar un ascensor es convivir con los vecinos. ¡Y nos encanta convivir!

    Lunes, 12 de Junio de 2017

    Leer más

  2. Anglet

    El Ascensor Inteligente cambia la vida a un matrimonio de Anglet, Francia.

    Martes, 28 de Marzo de 2017

    Leer más